INFORMACION GENERAL

INICIO
QUIENES SOMOS
QUE SON LOS VEGANOS
NOVEDADES
INFORMACION GENERAL
SOLICITADAS
SUSCRIBIRME
SU OPINIÓN IMPORTA
CONTACTO

 


FALSEDADES DEL VEGETARIANISMO VEGANO.
AGRICULTURA ASESINA, CANCERÍGENA PARA LOS HUMANOS Y DESTRUCTORA DE LOS ECOSISTEMAS. (SUELOS, AGUA, ETC).
VERDADES Y MENTIRAS DEL USO DE ANIMALES Y VEGETALES.
LOS ULTIMOS CONCEPTOS QUE SE IMPONEN EN EUROPA Y OTROS CENTROS Y FOROS MUNDIALES SOBRE PROTECCION DE LOS HUMANOS Y ANIMALES Y DEL PLANETA TIERRA.


Siempre con el fin de informar al criador, al interesado y al público en general, (es la mejor forma de terminar con los prejuicios y medias verdades ) queremos transmitirles importantes conceptos que se están imponiendo en estos momentos en los centros del pensamiento europeo y en el mundo anglo sajón en general ( Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, Australia, etc.) con referencia a la explotación y uso de los animales, vegetales, cuidado del planeta, agricultura y ganadería respetuosa o agresiva del medio ambiente, los hombres y los animales, etc.
Recordemos que todos estos temas se entrelazan y relacionan fuertemente entre sí.
Haremos una introducción previa para ir desarrollando después cada uno de los tópicos, en forma más detallada y con datos y estadísticas muy precisas sobre la alarmante situación en muchos países, y cómo han surgido fuertes movimientos reformistas que están postulando cambios drásticos para detener excesos de estas últimas décadas, que tanto perjuicio están causando.
No es ocioso aclarar que, como en todos los temas hay distintas escuelas de pensamiento, que creen ser depositarias absolutas de la verdad.
Así veremos cómo se opone la agricultura y la ganadería intensiva contra la ecológica, orgánica, que prioriza el cuidado de la tierra, los animales, al hombre, por sobre el alto rendimiento de granos y vegetales defectuosos, velando por la pureza del producto más que por la cantidad del mismo .Y la que sostiene que hay que producir grandes cantidades o el hambre cundirá en todas partes.
El mal uso de animales (hacinados, estresados) en forma despreciativa de su bienestar (el famoso bienestar animal) que cada vez se hace más forzoso en todas las explotaciones que quieran ser exitosas, y, por el contrario, los que los cuidan minuciosamente ya que en realidad se obtiene más y mejores resultados y tienen una conducta ética con el planeta y sus habitantes.
También mencionaremos la escuela vegana ortodoxa (que promueve el no uso total y absoluto de animales y sus productos ), que está resultando ya algo obsoleta , siendo considerado patía, despreciada o ignorada aún por los líderes veganos más famosos como Peter Singer. Además la mayoría de los extremistas está purgando largas penas en prisiones de USA y Europa.
Sobre esta fanática, utópica, imposible filosofía, veremos que sólo es seguida, defendida y propiciada en los últimos reductos de jóvenes conflictuados sicológicamente con serias patías (en particular en España y Latinoamérica donde todo llega tarde y demodé, ya que en otros países es algo superado totalmente)
Es un hecho cierto y fehaciente que nadie toma en serio, ni en los gobiernos, ni en círculos culturales, organismos internacionales, foros, las posiciones ortodoxas veganas, y, lo repetimos, hasta en los medios veganos más famosos e importantes se han suavizado las posiciones extremas.
Es que quien analiza la problemática en forma objetiva (y no en base a conflictos sicológicos no resueltos de niñez o agresividad contra el hombre) no puede nunca aceptar los extremismos y mucho menos el terrorismo en nombre de los animales o de la ecología.
En realidad no todo es blanco o negro, la mayor parte de las veces la verdad y la realidad son de color gris, o sea un intermedio saludable entre dos posiciones extremas.
Pero es necesario aclarar, antes que nada, que no es cierto, que es una falacia total, afirmar que producir vegetales y granos de todo tipo en forma masiva sea el correcto y el mejor método para alimentar a una humanidad hambrienta que se multiplica en forma alarmante.
Tampoco es ético, correcto, y práctico explotar desaforadamente a los animales sin respetar su bienestar y carecer de ética y de humanitarismo en el trato con los mismos.
No es lo que se hace, bueno o malo en sí, sino la forma en que se lo hace, sea en Agricultura o en Ganadería, y el respeto para los humanos, animales y el planeta tierra es lo que todos queremos.
Tenemos por ejemplo al hoy vegano anacrónico, muchachito/a , o mujer mayor sin hijos y sin familia bien constituida (aunque ellos mismos no lo sepan) que no encaja en el medio familiar, social, etc., que creyó a pie juntillas lo leído en libros, páginas de Internet, doctrinas de gente que a su vez volcó su odio al hombre , su misantropismo , su homofobia por problemas síquicos y sobredimensionó su valoración de todo animal (sean ratas, culebras o cobayos de laboratorio) por sobre su cohermano humano, que cree que comiendo vegetales y granos solamente, va a vivir una vida sana y prolongada, con la ventaja de ser a su vez un protector del medio ambiente,un ser superior con alto sentido de solidaridad hacia todos los seres vivientes, sean animales o personas.
Gravísimo error: En la mayor parte de los países los granos y vegetales que llegan al público consumidor están desprovistos de elementos esenciales como el calcio y el magnesio, el cobre y otros muchos minerales cuyas carencias producen serios trastornos en los consumidores y con consecuencias imponderables en las próximas generaciones.
La famosa soya -o soja- que tanto alaban los veganos como sustituto de la carne animal está destruyendo, lo más precioso que tiene la tierra para el hombre: el humus, la fertilidad de los suelos y están desalimentando a los seres humanos. Y esto no es un mal que aqueja a los europeos y anglosajones solamente, pues ya se está dando en América Latina y otras regiones del planeta.
La agricultura intensiva que se preocupa solamente del mayor rinde, sin cuidar a los consumidores y a la Tierra ofrece productos repletos de pesticidas, acaricidas, nematicidas, rondedicidas, hormonas de crecimiento, abonos minerales altamente nocivos por su exceso y el desbalance que producen. En definitiva un cocktail asesino de sustancias venenosas, cancerígenas, etc.
Así pues el vegetariano extremo, y peor aún ,el vegano ignorante y desinformado, se está condenando POR LO QUE CONSUME, a una vejez terrible , llena de cáncer y otras terribles enfermedades y dejando afectados a sus hijos y descendientes por muchas generaciones .
En los próximos capítulos les daremos las fuentes, datos, estadística en los que se apoyan nuestras afirmaciones. Que de ninguna manera deben ser consideradas alarmistas o subjetivas son nada más ni nada menos que verdades que se saben en todos foros y medios.
A su vez la agricultura de las ultimas décadas y las propuestas de los veganos no están protegiendo para nada al planeta, sino que lo está destruyendo, ya que rechaza el abono animal que durante miles de años protegió los ecosistemas y logró lo mismo que ahora se obtiene con el abuso de abonos minerales, sin destruir los suelos, las napas de agua y envenenar a la población.
De ahí que cuando muchos veganos no informados, prejuiciados, engañados que creen a raja tabla lo que "enseñan" los ideólogos de esta alocada filosofía, nos quieren convencer sobre la ventajas de los vegetales y granos, de la hidroponia y otras excentricidades completamente nocivas para los humanos y para el planeta, no tienen la menor idea de las barbaridades que están propugnando.
Es obligación, volverlos a la realidad que es la única verdad, hacerlos razonar y ver la gravedad de lo que están haciendo con sus vidas y las ajenas.
Ellos tienen una sola meta que es prohibir el uso total de los animales y sus productos e insisten, para ello, en las bondades de consumir sólo granos y vegetales como lo optimo para la salud. Cuando en realidad la agricultura actual está envenenando a los seres humanos, y los llena de productos carenciados de elementos insustituibles para el cuerpo y la salud. .Cosa que no sucede cuando se usan los ciclos naturales, se siembran granos y producen vegetales en la forma tradicional respetuosa del medio ambiente y que cuida los campos y predios, se alimenta a los animales con productos genuinos y no alterados, llenos de substancias nocivas.
Para dar un ejemplo: Protege su salud y está mejor alimentado el que consume carne vacuna argentina, producida con pastos naturales que un tonto que come verduras llenas de insecticidas, hormonas de crecimientos. También come mal quien consume pollos llenos de hormonas etc.
Muchos criadores de chinchillas que come su carne pura, limpia de aditivos dañinos, colesterol etc. De otros productos, etc. vivirán por cierto mucho y tendrá una vejez más sana que los vegetarianos consumidores de productos completamente nocivos y carenciados.
Sucede que la agricultura en base a minerales usa y abusa de los nitratos (que por otra parte, tarde o temprano se agotarán ya que no son renovables como los animales y su precioso abono natural, sano y protector de los suelos). Así es como envenena las napas de agua con nitratos que envenenan a su vez los organismos humanos y animales al transformarse en nitritos altamente cancerígenos.
Esto es lo que consumen y nos quieren hacer consumir los vegetarianos y veganos, dejando el uso de los productos animales y de los animales en sí, que son los verdaderos productores de alimentos de alta calidad si se trabajó en forma correcta.
Sabemos que los veganos extremistas van a responder que con una agricultura respetuosa del medio ambiente, estos problemas no sucederían, pero resulta que cada vez hay más hambre en el mundo; los datos indican que han disminuido terriblemente los stocks de granos mundiales ( esto lo puede comprobar cualquiera leyendo los diarios de estos días ), así pues si de golpe queremos dejar de consumir animales y exigimos una agricultura que no priorice el rinde, sino los buenos alimentos, sólo los muy ricos podrán obtener alimentos sanos y sin carencias: media humanidad desaparecerá de la tierra.
Atención, que de ninguna manera vamos a ocultar que tampoco todo son rosas en la cría de animales, y que se los está volviendo muchas veces depósitos de hormonas y de toda clase de substancias nocivas para el organismo. Huevos sin vitaminas y repletos de toda índole de , leche llena de antibióticos, carne de pollos con hormonas que fuerzan el credimiento,etc. tan nocivos para el organismo como los vegetales y granos resultados de agricultura no respetuosa del medio ambiente, que desgraciadamente es la que prevalece en casi todo el planeta, con honrosas excepciones.
Todos debemos convencernos que lo que nuestros mayores hicieron durante siglos y siglos, es lo que permitió progresar a las civilizaciones, que en todas partes y épocas.
Es un hecho comprobado reiteradamente que cuando el hombre agotó a la tierra causó su propia destrucción. Civilizaciones enteras como la Babilónica dejaron de existir cuando se agotó el suelo, el precioso humus (palabra que tiene la misma raíz que humano).
La corrección de todo lo expuesto es lo que se está proponiendo en todos los foros y círculos, gobiernos, etc. Ese es el gran desafío del corriente siglo y de los que vendrán.
Hoy por hoy el evangelio vegano del no uso de los animales es simplista, antiguo, demodé y anacrónico.

Hoy hay cosas más importantes. En juego: El futuro de la humanidad y del planeta.
No es malo criar animales para consumo o cultivar vegetales y granos, lo que es malo o bueno es la forma de hacerlo, si se respeta o no a los protagonistas.

No hay ventaja alguna por consumir vegetales y granos ya que necesariamente faltarán sustancias importantes para el organismo y cada vez será peor porque los minerales (necesarios para las plantas), como se dijo anteriormente, no son renovables y se irán agotando. Además vienen muchas veces estos granos y vegetales llenos de pesticidas que a la larga causan daños serios a los consumidores. No hay que olvidar que a nivel mundial se produce por año un promedio de medio kilo de pesticidas por habitante de la tierra.
Si no se hace un cultivo respetuoso de la ecología, en particular de los sistemas de aguas y suelos, la destrucción del planeta y de sus habitantes, sean personas o animales, será un hecho inevitable.
Les vamos a dar algunos datos que se ampliarán y estudiarán en los próximos capítulos, para hacerlos pensar:
La llegada de la canilla y del agua corriente a la mayor parte de los hogares fue un gran avance de la civilización: sin embargo, hoy se da `la paradoja de que, en muchos países, y también en el nuestro, no se puede usar el agua de la red porque está contaminada. Los nitritos de las napas de agua, por ejemplo, dan origen a las nitrosáminas altamente cancerígenas.
En Inglaterra se encontraron restos de Prosac, un antidepresivo, en el agua de consumo de algunas ciudades.
En Francia, con excepción de las provincias cercanas al Mediterráneo prácticamente todas las napas están llenas de nitratos y son altamente perjudiciales para la salud de humanos y animales. Huelga agregar, porque todos los saben, que ciertos pueblos y partidos de la Provincia de Bs. As., tienen arsénico y toda clase de productos venenosos en sus napas de aguas, y mucha gente la está bebiendo sin darle importancia al serio problema.
Las famosas espinacas y lechugas tan postuladas por los vegetarianos están siendo fuente de toda clase de productos nocivos para el cuerpo humano carecen de productos elementales y están llenas de nitratos, los que reduce su productividad y rendimiento hasta en un 50% cuando se las quiere conservar.
Mueren pájaros, abejas, insectos beneficiosos para el medio ambiente por millones y millones y en forma alarmante por el uso y abuso de los pesticidas.
Francia, uno de los países más fértiles de la tierra, bajó la riqueza de su suelo (humus) a límites peligrosísimos, cercanos a la desertificación y mucho más.
Enterarse de la verdad es la mejor forma de mejorar la realidad, corregir mentiras y prejuicios.
Continuará.
 

ARRIBA                                 << VOLVER AL MENU

 
www.1eroelhombre.com.ar | 2010 |